miércoles, 14 de noviembre de 2007

EL EQUILIBRIO SODIO-POTASIO

Consumimos una cantidad muy excesiva de sodio y el potasio resulta en proporción deficiente. El equilibrio sodio-potasio es muy importante para nuestro organismo.

El exceso de sodio es muy negativo para:

* El metabolismo de los huesos.
* El buen funcionamiento del sistema circulatorio y corazón.
* La normal producción de energía.
* El correcto funcionamiento de los riñones.
* El mantenimiento de la presión arterial normal (especialmente en la hipertensión).
* Los músculos y los tejidos. Se infiltra en las células y se retienen líquidos, lo que deteriora sus funciones.

El eminente cardiólogo Dr. Sodi Pallarés descubridor e investigador de las muchas influencias de este desequilibrio en el organismo, propone una dieta baja en sodio y alta en potasio como fundamento de la buena salud.

Para aplicar esta dieta saludable basta tener presente los alimentos que contienen gran cantidad de sodio para eliminarlos o restringirlos, al tiempo que se consumirán prioritariamente los que contienen potasio (y son a la vez pobres en sodio). Esta dieta está conforme también con la recomendación de hacer predominar los alimentos alcalino-reactivos sobre los ácido-reactivos.

Una de las claves más importantes es evitar el añadir sal (cloruro sódico) a las comidas. En todo caso el tope diario será de un gramo y medio (se puede hacer pesar esa cantidad y tomar el volumen que ocupa como referencia, auxiliándose de un dedal o recipiente similar). Acostúmbrese a sazonar con hierbas aromáticas y especias. Quienes "no puedan sufrir" de ninguna manera comer sin sal (lo cual sólo es cuestión de hábito y saber apreciar el sabor natural de los alimentos) pueden optar por la sal potásica de régimen.

Importante: consulta a tu médico si tienes dudas. Siempre sigue las recomendaciones de tu médico.

ALIMENTOS CON UN ALTO CONTENIDO EN SODIO
-Deben evitarse o consumirse con mucha moderación-

* Sopas de sobre.
* Cubitos (Avecrem y similares).
* Queso en general (excepto el queso sin sal).
* Clara de huevo.
* Mahonesa.
* Mantequilla salada.
* Margarina.
* Mantequilla de cacahuete.
* Todos los mariscos.
* Bacalao.
* Conservas y enlatados (incluso los vegetales).
* Embutidos y fiambres.
* Cereales tipo desayuno (Corn Flakes, etc.).
* Algunas aguas minerales.
* Vísceras (pulmón, corazón, hígado, riñones...)
* Lengua
* Corned Beef.
* Pato.
* Flanes.
* Jamón.
* Extracto de carne.
* Pan de todo tipo (excepto sin sal)
* Galletas.
* Chocolate.
* Aceitunas.
* Uvas pasas con pepita.
* Altramuces.
* Apio.
* Col fermentada.
* Mostaza.
* Patatas fritas.
* Aperitivos, snacks.
* Pepinillos encurtidos y similares.
* Jugo de remolacha.
* Tomate concentrado.
* Frutos secos con sal.
* Bicarbonato sódico.
* "Sal de frutas".
* Pasteles, confituras y mermeladas.




ALIMENTOS RICOS EN POTASIO Y BAJOS EN SODIO
(Lo son mientras no se les añada sal)
-Deben predominar en la alimentación diaria-

* Arroz integral.
* Copos de avena.
* Cereales integrales.
* Mijo.
* Germen de trigo.
* Trigo sarraceno.
* Muesli.
* Levadura de cerveza.
* Aguacate.
* Todas las frutas frescas.
* Frutas secas (menos las pasas con pepitas).
* Frutos secos y oleaginosos (los altramuces no).
* Todas las verduras y hortalizas frescas (excepto apio, hinojo, remolacha y zanahoria).
* Todas las legumbres.
* Setas.

En una proporción menor:

* Leche, kéfir, yogur.
* Leche de soja.
* Mero.
* Carpa.
* Perca.
* Trucha.
* Sargo.
* Solomillo de ternera.
* Pechuga de pollo.
* Carne de caballo.
* Conejo.
* Liebre.

= Texto tomado del libro: "Salud y Larga Vida por la Alimentación" de Editorial Terapión =