jueves, 24 de marzo de 2011

Las 20 mejores y más sencillas bromas geek de oficina

1. El reinicio

Cuando tengas una oportunidad de pillar el ordenador de ese compañero/a de oficina que se pasa el tiempo en Internet haz clic con el botón derecho sobre el icono del Internet Explorer (puaj, el tipo/a usa IE). Edita las propiedades y cambia la acción a “%windir%\system32\shutdown.exe -r -t 00″. Ahora, cada vez que el tipo/a pulse el icono el ordenador se reiniciará "misteriosamente". Tú ríete para adentro.

2. Gracietas con la carpeta de inicio (startup)

Crea un archivo de texto con un mensaje gracioso y guárdalo en esa carpeta. Cada vez que inicie el ordenador le saldrá el mensaje.

3. Escritorio desaparecido.

Un clásico que nunca pasa de moda. Simplemente pilla un ordenador que nadie esté vigilando, minimiza todas las ventanas y pulsa la tecla de imprimir pantalla (Imp pant). Abre la imagen capturada con cualquier programa de edición de imágenes (Microsoft Paint, por ejemplo) y luego guárdala como fondo de escritorio (desktop background). Finalmente coloca todos los iconos del escritorio en cualquier otra carpeta. Tendrás el impagable placer de ver a tu víctima pulsar y pulsar inútilmente los iconos de su escritorio (que ahora son simplemente parte de la imagen de fondo). Otra variante puede ser capturar la imagen que vas a usar como fondo con cualquier programa abierto (puede ser algún programa incómodo para un oficinista cuyo jefe/a ande de ronda). En este caso lo verás intentando cerrarlo sin conseguirlo mientras dos goterones de sudor caen por sus patillas.

4. Auto-Insulto

Hay pocas cosas tan graciosa como ver a un colega insultarse a sí mismo. Y Microsoft ofrece un camino fácil para conseguirlo. Tómate un poco de tiempo para editar el corrector ortográfico del Word o el programa de correo de tu colega (en ambos casos suele estar la opción en el menú "herramientas"). Agrega una nueva entrada que reemplace su nombre por... lo que tu quieras (un bonito gilipollas puede estar bien). Usa tu creatividad.

5. Negocios serios

Ya que estamos con el Word o el Outlook otro buen sitio para toquetear algo es el diccionario. Reemplaza algunas palabras comunes por variantes con graciosos errores ortográficos.

6. Audio molesto

Esta broma requiere una pequeña ayuda tecnológica que es muy barata (5 dólares) para la cantidad de satisfactorias risas que produce. El Annoy-a-tron es una simple plaquita que parece cualquier otro componente informático. Se esconde en cualquier sitio gracias a un pequeño imán incorporado (detrás del ordenador, bajo la mesa...) Su simple pero efectiva función es hacer sonar aleatoriamente todo tipo de piiiips y otros ruidos estridentes que parecerán salir del mismo ordenador.

7. El fantasma de la oficina


El Phantom Keystroker se conecta a cualquier puerto USB (recuerda que suele haber puertos USB detrás del ordenador). Genera movimientos raros del ratón y aprieta teclas aleatoriamente cada pocos minutos. Realmente vale cada dolar que cuesta (13 dólares).

8. Control manual

Tan sencillo como conectar un segundo ratón a un puerto USB. Si es un ratón inalámbrico, mucho mejor. Funciona muy bien con el compañero de al lado. Si actúas con discreción lo volverás loco.

9. Intercambio de altavoces

Conecta la salida del audio de tu compu a la entrada de audio de la máquina de tu compi. Así de simple. Ahora basta con que elijas unos cuentas sonidos raros para reproducir en tu ordenador. Puedes escoger, por ejemplo algunos archivos de baja frecuencia que mosquean mucho. O esos sonidos de alta frecuencia que rayan a los adolescentes y a los mosquitos. Lo mejor: ver a tu compi manejando frenéticamente el botón del volumen sin obtener resultado alguno

10. La rotación de la ira

Windows tiene cosas tan cachondas como un método para rotar la pantalla. Sobre el escritorio de la compu del compi pulsa Ctrl-Al-fechaarriba(up) o flechabajo(down) para rotar la orientación del monitor. Si tienes algo más de tiempo puedes toquetear el panel de control y configurar el ratón para "mano izquierda" por ejemplo. Los más avispados tardan no menos de 10 minutos en saber qué coño está pasando.

11. Ratón laser estropeado

Es muy sencillo pero algunas personas tardan en localizar el problema. Coloca un trozo de cinta adhesiva sobre la luz del ratón óptico o, incluso, una pequeña tira de papel adhesivo con un mensaje graciosillo. El ratón funcionará muy mal y la víctima acumulará grandes cantidades de estrés hasta que acierte a mirar en el sitio adecuado.

12. El puntero relojero

Es una broma muy sencilla y graciosa. Desde el panel de control, en las opciones del ratón hay una pestaña para el puntero. Cambia el puntero por defecto por el reloj de arena (hourglass). De repente el sistema parecerá siempre ocupado haciendo algo. Te puedes mear de risa.

13. Speedy González

Las posibilidades de la configuración del ratón son todo un reto para la creatividad. Puedes, por ejemplo, cambiar las funciones de los botones primario y secundario (botón derecho <=> izquierdo). O, también, cambiar la velocidad del puntero a la máxima o la mínima. Frustración garantizada.


14. Bluetooth Blues

Si pillas un teléfono móvil "abandonado" temporalmente puedes aprovechar para emparejarlo vía Bluetooth con el tuyo. No te imaginas la cantidad de cositas que puedes hacer incluyendo llamadas y todo eso. Investígalo y verás.

15. Shock garantizado

Muchos teléfonos móviles permiten agregar un mensaje en la pantalla principal. Si tienes algo de práctica puedes colocar un mensaje como "SIN SERVICIO" o "SERVICIO DESACTIVADO. CONTACTE CON SU OPERADORA" o cositas así en un teléfono de algún compi que lo haya dejado sobre la mesa mientras se va cagar.

16. Control Remoto

Hay una gran cantidad de programas gratuitos que te permiten controlar remotamente un ordenador, como TightVNC (Windows) o OSXvnc (Mac). Investigando un poquito puedes llegar a inducir las más altas cotas de cabreo en cualquier colega.

17. Poder de impresión

Si los ordenadores de la oficina están conectados en red puedes averiguar fácilmente dónde está localizado el directorio de documentos para imprimir del ordenador de cualquier compañero. Una vez descubierto puedes colocar allí cualquier documento o mensaje y seleccionar la impresora a la que debe enviarse. El contenido de los mensajes que se imprimirán en esas impresoras ya depende de ti.

18. El salvapantallas del pánico

Por cortesía de Microsoft tenemos el BlueScreen Screen Saver. Descárgalo e instálalo como salvapantallas en cualquier ordenador. Tras pocos minutos de inactividad saltará creando una irrefrenable ola de pánico.

19. Mala visión

Entra en el panel de control de Windows. Configura las opciones avanzadas del monitor bajando al máximo el brillo y subiendo al máximo el contraste. Disfruta.

20. Reglas festivas

Las reglas que se pueden configurar en Outlook son una fuente inagotable de placer. Puedes configurar, por ejemplo, que cualquier email que reciba tu colega que proceda de tu dirección de email genere un sonido festivo, se imprima automáticamente, envíe copias. Hay casi infinitas variaciones.

BONUS: Las teclas del infierno.

Requiere un sencillo programa llamado AutoHotkey que permite asignar todo tipo de macros a las combinaciones de teclas que elijas. No es necesario instalar nada en la computadora de la víctima. Simplemente creas los scripts en tu propia computadora. Una vez creados los puedes convertir a archivos .exe que has de ejecutar una sóla vez en la máquina de la víctima. Puedes utilizar cualquier cadena de texto o combinación de teclas para que automáticamente suceda prácticamente cualquier cosa que quieras. Esas combinaciones de teclas activan la acción que hayas determinado independientemente del programa en las que se estén ejecutando. Puedes asignar cualquier acción a hotkeys como Ctrl+P o las que sean. Por ejemplo: puedes decidir que con la combinación de teclas que tu quieras se abra Outlook y te envíe un mensaje a ti con un texto que diga lo formidable que eres. Virtualmente puedes hacer cualquier cosa. Todo un mundo para tu imaginación y creatividad.

1 comentario:

Niaoblis dijo...

Está excelente este artículo :-P Ya me imagino lo que podría hacer en la editorial ja ja ja ja.